Contacto: Fabiola Alvarado Venegas, kinesióloga.
Teléfono: +56 58 22 04 177
Correo Electrónico: fabiola.alvarado@saludarica.cl

El Programa de Atención Domiciliaria a Personas con Dependencia Severa, constituye una estrategia sanitaria, que comenzó a ser ejecutada a nivel país desde el año 2006, bajo el nombre de Programa de Apoyo a las Personas Postradas.

A contar del 2012, este programa pasa a denominarse Atención Domiciliaria a Personas con Dependencia Severa, donde el objetivo principal que se plantea el Equipo de Salud del CESFAM es otorgar una atención integral en domicilio, en los ámbitos físico, emocional y social, a las personas clasificadas en esta condición, incorporando además a su cuidador(a) y familia, favoreciendo de esta manera, su recuperación y/o autonomía, con la consiguiente mejora de su calidad de vida.

Este programa pretende conseguir los siguientes objetivos:
– Atender de manera integral a personas que presentan dependencia severa, considerando las necesidades psicosociales del paciente y su familia.
– Entregar a cuidadores(as) y familia, las herramientas necesarias para asumir el cuidado integral de las personas dependientes severos.
– Reconocer el trabajo de los(as) cuidadores(as) de personas con dependencia severa, entregándoles capacitación.
– Resguardar la continuidad y oportunidad de atención en la Red Asistencial, realizando las coordinaciones oportunas en caso que la persona requiera ser derivado(a).

La atención domiciliaria es una actividad que realiza el Equipo de Salud en forma independiente a la edad de la persona afectada y necesariamente incorpora a los demás integrantes de la familia y agentes comunitarios como cuidadores(as) y protectores(as) de la salud. La metodología utilizada se complementa con una visión biopsicosocial, integral y familiar, de acuerdo al Modelo de Atención con Enfoque Familiar.

Para que una persona sea clasificada con dependencia severa debe ser evaluada con un instrumento llamado Indice de Barthel el cual evalúa la capacidad de realizar actividades básicas de la vida diaria como comer, trasladarse, aseo personal, bañarse, desplazarse etc. Si obtiene un puntaje menor o igual a 35 puntos es clasificado como dependiente severo y puede ser ingresado al programa.